25 ago. 2010

Mesa puesta...

Las reuniones familiares son ocasiones especiales.
Se suelen dar, al menos en mi caso, en la casa mas grande a disposición o con la parte de la familia que se tiene ya, un tiempo ya importante sin contacto cercano.

Esto siempre genera situaciones agradables, las ocurrencias de los mas pequeños ante los temas de los adultos, las disputas entre los de mediana edad ante problemas, tontos claro esta:

- Quien fue el ultimo a entrar al baño y no le bajo... ?
(Gracias, ahora los vecinos saben de nuestros modales)
- A poco te gusta esa canción? No manches si es de la...
(Si, y a ti te gusta el mas ultimo éxito del niño mas atractivo)
- Cámbiale! Esta bien aburrida esa película...
Si al final este se da cuenta que todos son fantasmas...
(No todos compartimos el mismo gusto de películas...)

Pero hay patrones, que son mas misteriosos, un campo de batalla armado en lo cotidiano. Un ritual al que llamamos...

Fases de una buena comida en Familia

1.- La preparación.
Estado de los adultos: Preparando los alimentos. El resto que no se presto para esto, en la sala/frente de la casa, agotando los temas de las primeras planas de los periódicos o titulares del noticiero local.
Estado de los jóvenes: Dependiendo de su edad, diferentes actividades que van, desde estar hipnotizados, frente al televisor, platicando entre si de sus historias, embebidos con vedejas o inmersos en el mágico mundo del Internet.

En estos momentos, la cocina se convierte en una pista de baile. Los que tienen a cargo la labor de la preparación de los alimentos se mueven al compás de la salida y entrada de ingredientes, entremeses, en tiempos marcados por los golpes sobre tablas del corte de verduras, carnes, etc.
Es aquí donde, en practica se muestras y aprenden movimientos y habilidades cocineriles, llevadas y perfeccionadas de generación en generación... La forma de untar una costilla, marinar eficientemente una pieza de pollo, entre otros menos conocidos.

2.- La puesta en mesa... (Y el molesto llamado a todos)
Estado de los adultos: Los cocineros exhaustos, pero satisfechos con su efímera obra. La mesa redonda? Despierta por fin de su trance político por culpa de ese aroma casero en el aire...
Estado de los jóvenes: Dependiendo de su edad, diferentes actividades que van, desde estar hipnotizados, frente al televisor, platicando entre si de sus historias, embebidos con videojuegos o inmersos en el mágico mundo del Internet.

Se dan cuenta que todo ha terminado, la comida ya esta en su punto y esperando a que enfríe/cuaje/asiente/caliente/etc...

- Aaaaaa comeeeeeeeer!
Se escucha el llamado desde lo mas profundo de la cocina.

El alguna vez, orden auto inducido... Casi instintivo, de la preparación, ha sido roto, desvanecido por la necesidad de atender a mas de 10 personas pidiendo, gimiendo y gritando por su plato.
Chocar de cubiertos, platos volando, servilletas cayendo; sal, salsas y sazonadores de mano a mano, escuchándose entre ellos:
- Yo llegue primero!
- Haha, a mi me sirvieron mas...
- Ahí va tu tío...
- Miren, allá los sobrinos... Mira, tu, pon la mesita en la sala...

3.- El asientamiento.
Estado de todos: Comiendo.

Una quietud majestuosa, solo comparable quizás, hasta la hora de las despedidas en este tipo de ocasiones. Nada que decir mas que:
- Que rico nos quedo...
- Que rico les quedo...
Hasta...
- Sabes con que quedaría bien rico... ? Con acelgas...
- Sabes como lo preparaba tia Unpoco... ? Al guisado, le ponía pimienta antes de llevarlo a la olla, para que agarrara el sabor...
- Aaah, fíjate... No lo he preparado así...
- Fíjate quien lo preparaba de manera diferente... La sra. Quizás... Te acuerdas? La vecina de mama...
- Aah, si... Que le habrá pasado... ?

4.- Recoger, agradecer y ni mirar.
Estado de los adultos: Un y medio platos y ya llenos.
Estado de los jóvenes: Dos y medio platos, llenos y terminando su platica.

- No, fíjate que ella... Estaba casada, con el primo del sr. Posiblemente.
- No, no es cierto, porque en el funeral de don Nimodo, acuerdate que no fue, porque no son nada...
Los jóvenes, viendo el ambiente llenarse de nombres, datos y cosas que no conocieron, no les tocaron y nunca verán, simplemente se van y regresan al estado, inmediatamente anterior al de iniciado las fases.

Espantados por el lúgubre aire liberado de la platica de los adultos, siguen con su vida, sin que nadie les diga nada.

- Y te acuerdas de don Patrañas? Como nos regañaba cuando le gritábamos cuando iba en su bici...
- Si... Cuando murió tu... ?

1 comentario:

  1. jajaja muy bno y ciertamente cierto vaya la redondancia XD

    Saludos

    P.D: Firma mi blog

    ResponderEliminar