17 feb. 2010

Póker de Acción!

Un joven como cualquier otro inicia en el mundo del juego de póquer, el principio era como pasatiempo, pero como decía su madre, "la ociosidad es la madre de todos los vicios", se hace diestro en ésto... Comienza, burlándose de conocidos en su escuela, tomando ventaja de su poco habilidad mental, nace un monstruo, con amor por la victoria de espadas...

Adquiriendo una fama de buen jugador en los bajos mundos, voy tomando poco a poco los reflectores en la escena. Todo era dicha y felicidad, los mejores de toda la región se acercaban para solo ver incrédulos, como me quedaba con su dinero.

Reconocía un "bluff" con siquiera conocer al rival, todo en este juego esta en la mente. Los destrozaba, los humillaba. Ese era el sentimiento que me mantenía en ese mundo de perdición, el de la victoria, el duelo de mentes que era cada una de las manos, no es lo que tengas, si no lo que aparentas tener, el sabor de las lagrimas de un orgullo roto por mi juego... Era adicto a eso.

Los rumores corrieron, iniciaron las calumnias de impotentes jugadores hacia mi persona, de trampas, de trucos con espejos, percepción extrasensorial, champú aclarador del Tío Nacho...
Que fea es la envidia verdad? Era la cima del mundo.

Su fama trasciende fronteras, y llega a los oídos de un grande del ambiente, un reto nuevo aparece...

La agenda para ese día la tenía llena, desde la mañana, hasta que el sol se pone mas allá del horizonte del cerro Tepeyac.
Las cartas fuertes del día, un juego de póquer con un afamado hombre de negocios, conocido como "El Señor de las Naranjas", "El Ombligona" o "El Vitamina E", y una cita en la noche con una tal María.

Llega a una casa, dos pisos. Por fuera se perdía en la vista, como cualquier otra IFONAVIT.
Por dentro, muchos lujos, se notaba que la vista era para desperdiciar a cualquiera, y pasar por alto esa casa. Muebles enormes, televisores gigantes y de pantalla plana, piscinas gigantes, donde mujeres bailan al ritmo del Atún-con-pan y personas de cuerpo guarura , el clásico tatuaje en el cuello de alambre de púas, cabeza afeitada y lentes oscuros.
El orgullo de jugador le dijo que fuese, pero estando allí, su mentalidad cambio.
Conforme va adentrándose a la casa, siente el peso de todas las miradas.
-Ya valió madres...

Pensó mientras con las manos se agarraba la hombría y se decía:
-Confianza, solo vendrás, te dejaras ganar, dirás con hipocresía algo como oh diablos y te vas...

-
Con que llegaste?
(Dice el retador con tono de arrogancia, mientras se levanta de su trono, quitándose un par de damas de la vida galante de encima)
-
Si, usted me llamo, aquí estoy...
(Responde con lo ultimo de testosterona que pudieron crear sus sobre trabajados testículos)
-
Me agrada esa actitud, responsabilidad y honor. Me agrada que aceptaras el reto.

Se acerca a mi, y me abraza, mientras toma nota de que en mi, no haya ninguna anormalidad, un arma puede ser el ejemplo de una... O algún dispositivo de trampa (a pesar de su seguridad, quiso dar fe de la legalidad el mismo).

-
Siéntese usted señor...
-Marcus...
(interrumpe) J. Kennedy por favor.
-Claro, Mister Kennedy, mi nombre es Ramón Salazar.


Inicia el juego.

Primera mano... Segunda mano... Tercera, cuarta, quinta...

-Con que el mejor de todos? (Decía en tono de burla y exceso de confianza al ver su racha de cinco sin perder)
Hahahahaha!
-Hijosupi...Mare! (Digo para mi mismo mientras lo veo a los ojos con odio y cierro con fuerza mi mano con rabia al estilo de Vegeta al gritar "Kakaroto!")

Inicia una nueva ronda...
Me vale mi muerte e inicia un despliegue de destreza.
Era un nuevo contendiente el que tenía enfrente el señor.

-Que? Pero como?

Cara de satisfacción, todo el dinero de la mesa para un solo lado...
"El Señor" había sido derrotado, que digo derrotado, humillado en su propia casa.

-Esto era una trampa! (Exclamo con impotencia) Querías que me confiara para arriesgarlo todo!
-Usted quisiera que realmente fuese así verdad? (Responde con indiferencia tomando el dinero y poniéndolo uno a uno en un maletín)
-Aaah! Guardaespaldas, llévenlo!

Soy tomado de ambas manos por gorilas de el señor, que humillado, no tiene mayor salida que deshacerse de su rival de juego.

-Ya saben a donde llevarlo... Y encárguense de el...

Ya dentro de un carro, esposado y sin saber del mundo, se da cuenta que es una patrulla de la ciudad, en una corrompida y pervertida por hombres de poder e influencias. Yo, solo coopero con ellos, mientras veo como toma con sus débiles y poco hombres manos el dinero que con mi astucia e ingenio habia ganado. Ya dentro, pensando su servilleta recuerda la otra cita que tenia...

-Ya va a empezar María de Todos Ángeles!

Y comienza la acción...
(La canción en la que pensaba realmente era "Knights of Cydonia, de Muse)

No hay comentarios:

Publicar un comentario