14 sept. 2010

La Bella y el Facebook

La mañana seguía y seguía.
Yo abstraído en mi vieja libreta, haciendo bocetos de ideas que quizás, en el futuro, nunca terminaría de dibujar.

En eso, y por mera casualidad mi mira se alza y la miro pasar.

Hoy platique con ella... No, no debo de mentir.
Al ella salir del salón y yo, estando solo y dibujando, se me hizo fácil seguirle y tratar de conversar un poco con ella a solas.
Lastima. En eso llego un solitario compañero a nosotros y otro mas estaba ahí afuera, así que la platica, concebida de 2, se hizo de unos inconvenientes 4.

Salio el tema sobre el facebook casi creo de la nada...

El compañero mio que se había inmiscuido irremediablemente entre nosotros, se manifestó de mala manera a el:
- Prefiero estar con el Nintendo DS toda la tarde, que en el facebook...

A lo que mi compañera, la cual había acechado, respondió:
- Que? Es divertido, sobre todo si tienes a alguien a quien molestar...
- O alguien que te moleste!
Remate yo dándole toda la razón a ella, así como con un cierto aire de desquite de su inoportuna aparición entre ambos.

- Sip... O también a alguien a quien acosar...
En eso voltea su rostro, seco de emociones y me mira fijamente a los ojos.
Yo hice lo mismo, pero no podía con el peso de sus tan pequeños ojos. Sus oscuras pupilas aparecían en mi mente, como dos redondas pesas de plomo...

***

- Mande?!
- No, nada... Solo divagaba.
- No, que decías... Si te estaba escuchando, nada mas que...
- Ok, bueno... Como te iba diciendo...
- Mmm... (No te hagas del rogar, pensaba entredientes)

***

... Me seguía mirando a los ojos.
No sabia cuanto mas resistiría esa presión de sus ojos en mi.
Quizás ese evento solo
duro un minuto,
quizás ni siquiera un minuto, solo segundos...

Quizás, solo quizás...

Pero durante ese Universo entre nuestras miradas,
hizo algo extraño... Se me acerco aun mas, sin dejar nunca esa mirada sobre mi...
Un rostro totalmente falto de expresión, excepto por esos ojos.
Mi mirar, aunque aun prestando atención con heroica resistencia a las pesas de sus pupilas, en audaces momentos, miraba, a sus ahora
mas cercanos labios.
Pequeños espacios color rosa, resaltando en la palidez predominante de su rostro...

- Maldito Face!
Maldijo para si mismo nuestro héroe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario