4 ago. 2011

En tiempos como éstos...

Cruzando esas colinas nunca mas volver,
el olvido es a lo único que hay que temer
en un mañana que yo no quiero vivir.

El corazón nunca abandona el sueño, libertad,
probabilidades, destinos y esperanzas,
mentes pensando en el jamás
y el Universo trabajando en casualidad.

Cruzando esas colinas para de nuevo temer,
el futuro en manos para cada día perder
en una noche que observo morir.

El orgullo es lo único que hace mover
los músculos lo oyen tercos invencibles,
ceguera preciosa en ojos apacibles;
un Universo avanza con todo a demoler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario