4 ago. 2011

Actitud

La verdad que nunca tuve en claro de joven que era actitud.

Parecía siempre ser un problema para los todo el mundo tenerla, tener una mal o muy grande, o si quiera tener actitud alguna, creciendo con frases entre los maestros como "Tienes problemas de actitud", con mi madres diciendo algo como "No me gusta esa actitud tuya muchachito." o mi padre gritando cosas como "En un trabajo no tolerarían actitudes como esas."

Solo sabía que era un problema más del cual tenía que saber en cuanto pudiese, porque parecía tener algo que ver con el hecho de que podías atraer chicas con ella, o ser mejor hijo, mejor alumno o trabajador.

Al investigar el diccionario la definía como "la disposición de ánimo manifestada de algún modo", pero lo único que me venía a la mente eran cosas como la gente azotando puertas al estar enojada o mujeres comiendo helado en alguna película.

Luego de mucho meditarlo, y platicando con un amigo que es extremadamente ñoño, me di cuenta que hablaba demasiado y de cosas que si bien estaban bien, eran de ese tipo de cosas que los ñoños dicen para sonar listos y filosofales, me di cuenta de que...

- Cuando platico con alguien que suele ser avergonzante incluso para sí mismo, hablo y hablo, para protegerle de él mismo ante los demás.

- Cuando estoy muy feliz o muy triste canto como colegiala.

- Cuando viajo por facebook, brincando de entre perfil y perfil de mujeres, hermosas en verdad, pienso en mis adentros "Deliciosa zorrita", para convertirlas en mero objetos de satisfacción sensual y así minimizar su impacto de los posibles escenarios juntos/rechazo que cruzan mi mente.

- Cuando estoy junto con un desconocido suelo hacerle muchas preguntas hasta por fin sentirme cómodo.

- Cuando hay demasiada gente en mi casa no hago nada y me quedo atrapado en mismo, pensando nada más a riesgo de que siempre todo el alguien pueda explotar y todos terminen gritándose entre sí.

- Cuando en la televisión inician las noticias, cambio inmediatamente de canal, porque verlas me arriesga aún más en convertirme en un paranoico.

- Cuando los bebés en la calle se me quedan viendo, les miro fijamente a la cara y trato de sacarles una sonrisa.

- Cuando veo una muestra de amor en las redes sociales me frizzeo todo y trato de decir "¡Nah!".

- Cuando me ofrecen un préstamo de dinero, suelo decir "Nuncaaa!" y exagerar, para que la gente lo tome a broma y se les olvide el hecho de que ando corto de efectivo.

- Cuando veo una camioneta gigantorme en medio de una calle solitaria, apresuro el paso y el corazón se me acelera.

- Cuando me pongo nostálgico, me pongo a ver fotografías de mis ex-novias y digo "Chingao', tan buena que estaba", para consolarme un poco a mi, río nerviosamente y suspiro hasta el anochecer.

- Cuando tengo una nueva idea para escribir en el blog, me quedo pensando sobre si es realmente buena como para escribirla en él, o si rompería el estilo de éste, pero luego pienso en que es mío, que debe tener toda idea que piense que es buena para él y que tiene que reflejar todo lo que soy, pero luego vuelvo a pensar sobre si la idea es lo suficientemente buena para escribirla, entonces vuelvo al inicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario