8 ene. 2015

Oh, Danny boy...

Estamos siendo prisioneros.

Algunos hablan de ser famosos. De tener prestigio más allá de lo imaginable y perderse en él, olvidarlo todo. Es el mismo principio con el dinero, así como también con viajar o con hacerse del amor de su vida y construir una familia con este. Algunos simplemente quieren renunciar a todo y ya no intentarlo, cualquier prisión será tan buena como en la que ya se está.

Necesitamos respiros así.

La idea de que podemos escapar nos relaja. Alivia. Nos mantiene cuerdos.

La idea de que tenemos el control total de nuestro camino, y de como este va a terminar.

Que cada acción que se hace va por nuestra propia mano, sin influencia de algun poder mayor. Uno que no nos juzgará por tomar lo que se podría llamar "el camino fácil", este que puede hacerse de tantas maneras. Sustancias, cuerpo, codicias o el final. 

Solo deseo que todos aquellos, quizás más valientes que nosotros, aquellos que pasaron por entre los barrotes, que cruzaron kilómetros de mierda por tuberías oscuras más allá de los muros de este lugar, sean juzgados por su condición y no por sus acciones.

Los espero ver allá. Del otro lado, con una sonrisa y brazos abiertos.


"Do not go gentle into that good night..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario