2 mar. 2015

Los libros quedaron abiertos y las polillas se comieron los cuentos

O "Facelift, eye surgery & blank spaces"

Ya han pasado meses... quizás años. Te miré a lo lejos y grité tu nombre. Tu apenas y volteaste y respondiste. Un hola apenas pronunciado. Amurallado. Perdido en dientes apretados.

- ¿Cómo está... ?
Ya habías dado la media, y caminaste como nunca. Una mirada a tu espalda revelaría más que lo que jamás lo haría una a tu frente.

¿Qué acaso siempre fuiste así... o has cambiado? ¿Yo he cambiado? ¿Siempre fuimos así? ¿Así de horribles... de vacíos; así de oblicuos? ¿Acaso te conocí realmente o nos rompimos de tal manera que al huir solo recogimos una parte de nosotros y eso es todo lo que actualmente nos queda? ¿Si quiera fuimos reales? ¿Teníamos tanto miedo de vernos a nosotros mismos, el uno al otro, que nos convertimos en lo que quería ver el uno del otro? ¿Fue real?

Siempre me sentí con la responsabilidad de cuidarte. Del frío. De la soledad. De Mariiam. De todos esos idiotas y de tu propia condición. ¿Acaso te respetas ahora en lo absoluto? ¿Que diría tu pasado yo de tu actual? ¿Diría algo de mí? ¿Me aceptaría? ¿Te aceptarías? ¿Recuerdas como hablabas de aquellas personas? ¿De esas actitudes?

Algunos piensan que son tus nuevas amistades ¿Fue así? Yo francamente no sé... no sé nada. No sé de ti, no sé de mí. De ella. De todos ustedes y de aquellos. Quisiera saber todo... u olvidarlo en lo absoluto.

He cambiado. Las acciones que he hecho. Las cosas que he visto. Estoy irreconocible... por eso quizás sea imposible ver todo igual... o quizás por eso no puedo reconocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario