19 mar. 2015

No dejes que.

No lo soporto ya y pienso que, tú más que yo, no lo soportas más (o no deberías).

Con esto en cuenta, y a manera de huelga, dimito de sus bendiciones y de su presencia de manera total, pues, en su palabra misma ha dicho que tiene preferencia por los fríos por sobre los tibios, ya que a estos últimos, les vomitará de la boca en el final de los tiempos de la manera más despreciable (y también ambos sabemos que jamás, bajo mi estado actual, podré arder en éxtasis bajo su gloria).

De igual modo pienso que me es necesario. No puedo regocijarme en el Señor como ustedes, como aquellos o como los otros hermanos, mi estado de conciencia constante no me permite dejarme llevar. Verlos a ustedes, viendo algo que no puedo ver, sintiendo cosas que no podré sentir y afirmando cosas que no puedo asegurar, solo me alienan más y más de todo.

Quizás, y solo quizás, con el paso del tiempo, o no. madurez, o no, podría de nuevo llegar a la necesidad de algún camino de crecimiento espiritual... o no, y siendo este último el caso, es probable que dejaría ya al mundo espiritual de lado y en lo absoluto. Igual, al final del día es algo que también no sé.

Solo quiero que, al final, busques ayuda, una de verdad. Una con títulos y licencias colgados a sus espaldas, porque al momento en el cual llega la noche, cuando el pan ya ha sido partido, las alabanzas pararon de cantarse y cada quién está en el egoísmo de sus camas, en lo único que a veces llegas a pensar es en la bastedad de la tuya. Un vacío, lejos del reino, de su presencia, sin su perdón, gracia o misericordia. 

Quizás tu cambio empuje al de el otro, cuyo corazón también ha sido dañado, y se ha mantenido así desde aquéllas épocas. Es simple saberlo por algún comentario por ahí y alguna frase allá.

Solo les pido, y en mí inseguridad templada, sigan orando por mí, que espero seguir tratando de hacer el bien, en la medida de lo posible, siendo también esa idea misma la que me ha llevado a esta conclusión.

Siendo así mi resolución final, se despide del mundo sobrenatural, su seguro servidor. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario