2 abr. 2015

Mis Pantalones de Depresión

Estos últimos meses he estado algo triste y apagado por tales o cuales razones que no explicaré ahora mismo, y eso me lleva a varias consecuencias, unas más notorias que otras. Todo luce mierdoso y todo luce apagado. Los juegos de vídeo no terminan. Los discos no se acaban y las ideas no se imprimen.

Me quedo mucho en casa y me abstraigo demás. Mi higiene personal pasa a segundo término, porque de igual manera no estoy de humor para ver a nadie o estar con alguien alrededor, y el cuerpo me puede llegar hasta a doler de tantas horas que puedo mantenerme sentado en cama durante todos los días. 

Otra de las cosas que cambian es mi dieta, y con ello no quiero decir que coma más, o coma helado, sino todo lo contrario. Como menos y menos, de manera diaria y constante, y eso solo se traducen en la pérdida de peso en el cabo de un mes o menos. No es que ya no quiera comer, sino que en realidad los ánimos para hacerlo simplemente ya no están allí.

No hay nada de qué preocuparse realmente al respecto, y si estoy en casa tomo todos los nutrimentos necesarios para mantenerme con vida y sano durante el tiempo que tome que pase la tormenta de la temporada, pero siempre hay algo que sucede con ello... que es que puedo volver a usar un par de pares de pantalones que estando feliz no podría yo usar.

No sé que significado místico haya detrás de ello o si lo hay en lo absoluto, pero lo que si puedo decir es que me quedan muy pegados esos pantalones y me levantan un poco el trasero. Eso parecerá como cualquier cosa al principio, uno al dejar de comer eventualmente bajará de peso, eso es obvio, pero cuando estás triste y hasta las mínimas cosas de la vida te hacen sentir miserable, a veces pienso, mirándome al espejo y haciendo poses ridículas, que un trasero redondo y pronunciado puede ser la diferencia entre tirarse o no de la estación del metro.

Tampoco es como que piense que estar delgado o tener ropa pegada me haga verme mejor y por lo tanto me haga sentir mejor, pero cuando durante los últimos años has sido rodeado de vídeos musicales con traseros enormes por parte de mujeres y hombres, es difícil no pensar que un trasero perfecto y definido por parte de personas que son más exitosas, tienen millones y parecen ser felices es algo en realidad positivo.

Del modo que sea, no es algo que me enorgullezca o que me agrade contar pero siento que debía sacarlo de mi, y de ninguna manera estoy escribiendo esta entrada con esos pantalones puestos... con ellos no podría sentarme por horas de manera cómoda porque me quedan muy apretados y ahora mismo me están comenzando a apretar mucho y cada vez más... y juro también que estoy bañado.


P.D. Esta entrada no es una excusa para poner en este, su H. Blog de cabecera, de alguna manera este vídeo... lo juro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario